lundi, juillet 14, 2008

Lejos

Hace mucho tiempo, en un reino muy lejano, allá por el 1700 y tanto, seguramente un grupo de hombres gritó, Vive la France!!! Mientras se tomaban la Bastilla.... Hito que determinó el mundo republicano a nivel mundial. Y grito que se escucha desde entonces, todos los 14 de julio, en los entornos galos, y al que yo me sumo... Vive la France!!! (Vive, vive, se escucha fuerte en mi imaginario....).

Pero en una historia más reciente, personal, y sin ningún tipo de trascendencia mundial... Yo también conmemoro eventos, de lejos.

Estoy lejos.

Lejos de mi idioma, de mi gente, de todo lo que era cercano y querido... Y no querido.

Estoy lejos de la "YO" de hace un año, justo hace un año. Y de hace justo 2, 3 y 4 años (14 de julio de 2004, 2005 y 2006), y estoy muy feliz por eso.

En julio de 2004 conocí a alguien... Y cuando se fue, mi corazón se quebró. Hasta entonces yo creía que eso era una metáfora...

El 14 de julio de 2005 era un día que debió ser feliz. Yo partía a Buenos Aires luego de como 12 años sin ir. Iba a ver a mi súper amiga, a quien no veía hacía 2 años (ella estaba en Francia antes de Argentina). Y ese día, supe algo que me revolvió el estomago y me generó varios problemas emocionales posteriores. (Lo escribí en un blog que tenía entonces, cuando empecé en esto, acá.).

En julio de 2006, una serie de cosas que fácilmente podrían haber resultado bien, en forma muy extraña no funcionaron. Y un proyecto larga y cuidadosamente elaborado por mí, que yo esperaba con ansias verse realizado, se fue al tacho de los sueños rotos envuelto en mis lágrimas. (También lo escribí, en otro blog que tuve , aquí).

En julio de 2007, lo pasé ultra mal. ULTRA. Fue cuando los resultados de varias cosas desafortunadas, se vieron... Eso de que cuando vienen las pestes, vienen todas juntas, creo que todos sabemos que es cierto. (Y claro, también lo escribí por ahí, en otro blog -sí, otro más- , uno que cerré justo con el post de hace un año, texto que subí aquí...).

Así, 3 años too much, y hace un año se me quitaron las ganas de todo. De todo, todo, todo. Las ganas de incluso tener ganas. Las ganas de reír, de pensar, de parar y de llorar... Todas las ganas se fueron para no volver...

No podía leer (en verdad, se me revolvían las letras, me mareaba). Ni dormir, -tuve insomnio agudo por un año-(hasta hace un mes). Tenía esa pena que se pega a los párpados y nada se ve lindo. Una desesperanza hundida en el pecho como una estaca de plata, que te envenena de a poco.

Recibí cariño sí, harto. Me tomé las pildoritas que indicó el médico también. Hartas. Harto tiempo. Harto dinero también, hartas deudas por ende. Pero la sanación vital y final fue el cariño. El cariño es mágico, y sana. Yo no sabía. Hace un año supe.

También, a veces, escribí unos textos MUUUUUUUUYYYYYYYYY tristes, y algunos hasta buenos, de alma marchita y congelada. Pero el otoño es lindo en versos, y la nieve también... Es lindo en escritos, no en el cuerpo. Yo creía que mi alma se había secado. Estaba segura que era irreversible. Segura.

Pero me equivoqué...

Y hoy, un año después de esa pérdida de ganas totales, leo eso que escribí, leo sobre todo eso que me dolía tanto tanto tanto, y resulta que está súper lejos. Leeeeeeejosss. Esa tristeza se disolvió...

Todo eso de repente se quedó atrapado en una botella de tiempo. Una botella del pasado, en blanco y negro, que me muestra en ese entonces... Sólo para recordarme que sí, que efectivamente sí me pasó todo eso, pero que ya pasó también. Esa es la parte buena, está atrapado en una botella, y yo no... Soy libre ahora de toda esa pena.

Y hoy, julio de 2008, estoy aquí, lejos emocional y literalmente, lejos de todo eso que me apretaba los ojos. Ahora soy muy feliz. Soy Muuuuyyyy FEEEELIZZZZ y sé que lo soy, porque vi el lado oscuro... Ahora veo en bonito, tapizado de azul. Me encanta ver en azul, en bonito y ser feliz. Me encanta. EEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!.

Este texto está inspirado en todos aquéllos que como yo antes, creen que esa pena-rabia negra negra y fría y sardónica, que perfora el pecho sin anestesia y se instala en el cuerpo, nunca se irá. Les cuento que puede irse. Es posible. No sé cómo, pero ocurre, me ocurrió.

Y si me hubiera aferrado a mi certeza de que nunca pasaría, jamás hubiera hecho algunas cosas que hice, y que hicieron luego, y sin ninguna intención en su momento, posible que viajar a Sydney, y estuviera lejos. Es como la historia que cuenta Jobs (el creador de la Mac). Tal cual. Primero se ve neeeeeegroooo, un pozo sin fondo, pero de repente, resulta que tiene fondo, y uno, en la más Arquímedes, rebota y puede gritar Eureka también.

Imagen: La encontré en google, en este link.

6 commentaires:

pame a dit…

qué rico, Katina! yo no sé qué tan abajo he estado en el pozo, creo que bastante al fondo :D y sé que a la larga se sale.... aunque cuando uno tenga la penita sienta que no hay nada más abajo que sólo pozo...

Te felicito por estar de vuelta y que tu mundo sea azul de nuevo

muchos cariños!
pame

Aynna Dannan a dit…

Me alegro tanto! Lo sabes cierto?
por haber dejado esos días oscuros y esa pena en el pecho que te consumía...
Estuve un poco allí cuando estabas triste, me gustaría darte un abrazo enorme ahora que estás feliz. De verdad!
Siéntelo a la distancia... Es muy apretado.
Cariños

Katinita a dit…

Pame:

Hola!!! Si estuviste al fondo, shá no!!!! loke me!!! EEEEEEE. Es top estar en un mundo azul.

Cariñitos para ti tb.

Katina

Aynna,

Sí, sé que te alegras porque estuviste muy ahí en esa época oscura que ahora está lejossssss. Y sí, siento tu abrazo apretado. Te quiero mucho.

Katina

Amaya García a dit…

No sabes loque me gusta leer textos así!
Saludos pampinos!
A.-

Miguel Ferrer a dit…

Oh vida, copa clara,
de pronto
te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.

No es verdad, vida,
eres
bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.
Pablo Neruda

Para ti
Tu papá

Katinita a dit…

Amaya y papá,

Gracias por la visita y las palabras. Gracias.